me duele la nariz

domingo, 4 de mayo de 2008

Muevo la cabeza en señal de negación mientras entierro mi cara en tu pecho cuando me preguntas si quiero hablar. Lo siento, no quiero, no puedo, estoy muda; es el residuo de la soledad demasiado prolongada. No hablo, no veo, pero te huelo mientras entierro mi cara en tu pecho y arrugo tu ropa con mis dedos. Te abrazo fuerte porque te quiero y porque te estoy odiando. Siento tu aliento caliente en mi cabeza; gracias a dios eres alto, no quiero verte la cara, al menos no ahora. Solo quiero olerte, no a tu perfume, solo quiero olerte y aspirar todo lo que amo de ti para poder soltarte, dejarte ir y olvidarte. Dejarte subhumano para ignorarte cuando camines por algún parque y tenga que esquivarte para no pisarte. Ese el plan, espero que no funcione.

7 comentarios:

Raúl Domínguez dijo...

Siempre te rondan en la cabeza ese querer que se vaya pero a la vez querer que se quede. Buen post!

*Luna* dijo...

bienvenida de vuelta

Juan dijo...

Pense que no volverias a postear.

buen regreso :)

SeR-EsA dijo...

Que se va...que se queda...

creo que a veces queremos que se vayan para luego no querer que se queden.

Glenn K. dijo...

Es en esas ocasiones que queremos decir opensar que la otra persona no vale la pena para aminorar nuestro dolor por el adios cuando el corazón te dice otras cosas, que vale la pena, que la luches y sobretod que NO ESCUCHES A TU CABEZOTA

Pollo especialista dijo...

el problema que se nos da a todos no? es algo que hay que pensarlo muy bien antes de tomar la decisión, porque tal vez ya no hay marcha atrás

Alterself dijo...

Son esas cosas que nos enseñan a valorar luego lo que ya no tenemos. Porque así somos las personas, no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos.

Seee, hay que pensarlo bien!

Saludos,
Lorena